miércoles, 20 de abril de 2011

Una voz en clave mística

LA EXTRANJERA

Claudia Cota: una voz en clave mística

La protagonista de "El Fantasma de la Opera" nació en México. Es evangélica. "Pido que cada noche, cuando la gente me escuche cantar, recuerde que hay un Dios que los ama", dice.
Por: Lucila Olivera lolivera@clarin.com
Actriz y cantante de ópera, mexicana, Claudia Cota le da vida cada noche a Christine, la protagonista femenina de El Fantasma de la Opera. Puede decirse que al personaje lo conoce a la perfección: ya lo hizo en 1998, en la versión que se hizo del musical de Andrew Lloyd Weber en su país.

Por esas cosas de la vida, el año pasado, mientras los productores que iban a hacer la puesta en la Argentina dudaban en quién poner en ese papel, viajaron a México para el armado de Dulce Caridad. Y recordaron la brillante actuación de esta mujer, que tiene los años de sus personajes. Audición mediante, donde sólo tuvo que hacer buena memoria, se quedó con el papel de Christine.

Con una madre y una hermana bailarinas, Claudia dice que de chica no le faltaba apoyo cercano en su búsqueda artística. Que baile, que piano, que pintura. "Era la cabecita dura de casa, porque no me asentaba en ningún lugar y para la escuela no era la más aplicada", se autodefine. "Estudié piano y mi maestra me recomendó estudiar canto, que para mí era algo que hacía de manera natural. Debo decir que Dios puso una vocación muy fuerte en mí, y aunque a veces en esta carrera no todo es favorable, me aferré siempre a mi oficio de cantante. Y es por ese llamado que estoy aquí. Yo le canto a Dios, al ser que salvó mi vida y me rescató. Estar en la Argentina es el resultado de un anhelo que puse en sus manos".
Claudia se define evangélica y cuenta en qué consistió la salvación de la que habla. "Fui una niña muy retraída, con unos padres maravillosos que me educaron como a una princesa. Pero yo no lo supe manejar. Y cada vez me fuí quedando más sola, al punto que un día me dije que para mí la vida no era linda. Entonces, tendría unos 14 años, y le escribí una carta a Dios diciéndole que si cuando cumpliera 30 nada cambiaba, entonces me iba a quitar la vida. Sabía que mi carácter y esa amargura que tenía solamente iban a empeorar".

Después de varias búsquedas espirituales, de algún novio y del paso de los años, un amigo le habló de Cristo como su posible salvación. "Hicimos una oración y le pedimos que entrara en mi vida. Y así fue porque se me quitó la amargura. Desde entonces, muchos de los anhelos que he suspirado, Dios me los ha concedido. Debemos ir hacia él, como el salmón va contracorriente. Y eso es lo que pido en cada función: que cada noche, cuando la gente me escuche cantar, recuerde que hay un Dios que los ama".

Volvamos al trabajo. En 2002, Claudia interpretó a Cosette en Los Miserables. En 2007 participó en La Bella y la Bestia como ensamble y cover de Bella. En tanto, estudió en el Conservatorio Nacional de Música bajo la dirección de la distinguida mezzosoprano Eugenia Sutti y colgó en su cuarto el diploma de "Licenciada en canto de pera y Concierto". Bajo la batuta de los maestros Fernando Lozano, Francisco Savín, Mario Rodríguez Taboada, Guido María Guida, Raúl García y Carlos García Ruiz, entre otros, interpretó los roles principales de óperas como Rigoletto, de Verdi, o Elixir de amor, de Donizetti.

Pero un día, decidió dejar la ópera y pasarse a la comedia musical. Una jugada. ¿Cómo fue? "A mí se me hace más completa la comedia. Y la gente no está escuchando sólo un aria bonita. La ópera es un escaparate donde estás expuesto como artista. En cambio en la comedia, hay posibilidad de contar una historia más completa. Yo lo disfruto muchísimo". Para Cota, mientras se comunica con sus amigos vía facebook y se acomoda en la ciudad que la tiene deslumbrada, su papá, vía telefónica, es quien le hace de cable a tierra. "Me llama y me dice: porfa Claudia, mantén limpio tu departamento". ¿El futuro? Quién sabe. Aunque es probable que la tengamos cerca. "Voy a poner mis fichas para quedarme en la Argentina. Estoy a gusto aquí y la gente aprecia mi trabajo", asegura la muchacha.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario